Tratamiento de la artritis: Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARDS) y sus efectos secundarios

Resultados de Jelqing: ¿Jelqing funciona mejor por la mañana o por la noche? 3

La artritis reumatoide es la forma inflamatoria más común de artritis y afecta a unos dos millones de estadounidenses. Es una enfermedad crónica, sistémica y autoinmune para la que no existe cura. Sin embargo, hay medicamentos disponibles que pueden controlarlo y ponerlo en remisión.

La clave es un diagnóstico temprano y un tratamiento agresivo.

Este artículo discutirá algunos de los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARDS) de uso común. Otro artículo discutirá los biológicos.

El metotrexato es el “caballo de batalla” de DMARDS. Actúa bloqueando una enzima llamada dihidrofolato reductasa, en efecto, previniendo la proliferación de células inflamatorias. Se puede administrar por vía oral, subcutánea e intravenosa. Los posibles efectos secundarios incluyen fatiga el día después de tomar el medicamento, náuseas, pérdida de cabello, úlceras en la boca, daño al hígado, disminución en los recuentos sanguíneos, particularmente en el recuento de glóbulos blancos, y daño pulmonar que puede ocurrir de forma aguda o crónica. El metotrexato también es un teratógeno y puede causar defectos de nacimiento importantes.

La hidroxicloroquina (Plaquenil) es un fármaco que se ha utilizado para tratar la malaria pero que tiene algunos efectos modestos en el tratamiento de la artritis reumatoide. Tiene un efecto inmunomodulador que aún no se ha definido claramente. Los efectos secundarios incluyen erupción cutánea, especialmente si el individuo está expuesto al sol, daño muscular, malestar gastrointestinal y diarrea, y daño a la retina de los ojos.

La sulfasalazina (azulfidina) es una sulfamida que tiene un efecto antiinflamatorio. Una vez que se metaboliza, se descompone en varios componentes, uno de los cuales es el ácido 5-aminosalicílico. Se usa en Europa mucho más que en los Estados Unidos. Los efectos secundarios incluyen malestar gastrointestinal, disminución del recuento sanguíneo, inflamación pulmonar, inflamación de los vasos sanguíneos, lupus y una afección potencialmente mortal llamada síndrome de Stevens-Johnson. Esto provoca una ulceración grave de los sistemas gastrointestinal y respiratorio.

La leflunomida (Arava) es un fármaco oral que bloquea la síntesis de pirimidinas, que son un actor activo en la AR. Los efectos secundarios incluyen malestar gastrointestinal, sarpullido, daño hepático, disminución del recuento sanguíneo, inmunosupresión y defectos de nacimiento.

La tetraciclina es un antibiótico que también tiene el efecto de bloquear las enzimas que estimulan la inflamación. Las tetraciclinas también tienen un efecto inhibidor sobre las células T. Los efectos secundarios incluyen una erupción cutánea fotosensible, decoloración de los dientes, lupus, inflamación de los vasos sanguíneos y daño hepático.

La azatioprina (Imuran) es un potente fármaco inmunosupresor que bloquea la producción de purinas. Puede causar caídas profundas en el recuento sanguíneo, toxicidad hepática, fiebre y puede ser extremadamente tóxico cuando se combina con otros medicamentos como el alopurinol.

A estas alturas tu cabello comienza a rizarse. Recuerde la otra cara de la moneda, que es que la artritis reumatoide en sí misma es una enfermedad grave que puede acortar la vida útil de diez a quince años y causar una discapacidad significativa y daños en los órganos internos.

Autor: Nathan Wei

Resultados de Jelqing: ¿Jelqing funciona mejor por la mañana o por la noche? 2